¿Las anualidades están sujetas a impuestos?

Las anualidades son una manera excelente de ayudar a reducir la cantidad de Impuesto Sobre la Renta adeudado por inversiones realizadas, aún así, el Tío Sam tendrá derecho a gravar una parte de los fondos retirados o los pagos recibidos. En consecuencia, es inteligente formular un plan para hacer frente a estos impuestos futuros.

Una característica principal de las anualidades es que las inversiones pueden crecer libres de impuestos hasta el retiro. Esto significa que los dividendos, las ganancias de capital y los intereses pueden reinvertirse y continuar creciendo sin ser gravados. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que existen muchas reglas y regulaciones que afectan cuándo y cómo los fondos de anualidades están sujetos a impuestos.

Como siempre, es aconsejable consultar a un profesional de impuestos cuando establezca una anualidad para que tenga plena conciencia de las posibles implicaciones fiscales.

¿Las anualidades están sujetas a impuestos?

Sí. Aunque se permite que las anualidades crezcan con impuestos diferidos, llegará un momento en que el IRS gravará las ganancias. Esto significa que no se deberán impuestos hasta que el beneficiario cobre los ingresos de la anualidad. Lamentablemente, estas distribuciones y retiros de anualidades no se gravan como ganancias de capital, sino como ingresos ordinarios.

Anualidades calificadas

Si un anualista abre una anualidad con fondos que no han sido gravados previamente, entonces se considera una “anualidad calificada”. En la mayoría de los casos, dichas anualidades se inician con fondos de un 401 (k) o IRA. Cuando los pagos se realizan desde una anualidad calificada, esos fondos se consideran ingresos sujetos a impuestos ya que ese dinero no estaba sujeto a impuestos previamente.

Por otro lado, los retiros de anualidades iniciadas con fondos de un Roth 401 (k) o Roth IRA están exentos de impuestos siempre que se cumplan ciertas condiciones.

Anualidades no calificadas

Cuando se abre una anualidad con dinero después de impuestos, se considera una “anualidad no calificada” que tiene implicaciones fiscales solo en las ganancias. Existe un cálculo llamado “índice de exclusión” utilizado para determinar qué porcentaje de un ingreso de anualidad está sujeto a impuestos y qué porcentaje no lo está. Básicamente, esta proporción ayuda a calcular la parte del pago de la anualidad o distribución que proviene de fondos que ya han sido gravados y la parte que se considera ganancias imponibles.

Este índice de exclusión tiene en cuenta los fondos que se usaron para abrir la anualidad, el periodo de tiempo que la anualidad ha estado activa y los ingresos por intereses. En el caso de que un beneficiario supere su expectativa de vida (según lo determinen las tablas actuariales), todos los pagos de la anualidad realizados después de esa edad se consideran sujetos a impuestos. El propósito de este enfoque es tratar de asignar distribuciones del principal a lo largo de la esperanza de vida del beneficiario. Después de que se calculan todos los fondos principales, los retiros resultantes se consideran provenientes de ganancias.

Retiros de anualidades

En general, si un beneficiario retira dinero de una anualidad antes de los 59 años y medio de edad, es probable que deba pagar una multa del 10% sobre la parte imponible de los fondos. Sin embargo, después de los 59 años y medio de edad, si se realiza un retiro de suma global, los impuestos solo deben pagarse en la parte sujeta a impuesto del retiro. Además, si los fondos permanecen en la anualidad, el IRS clasificará los retiros iniciales y los siguientes retiros como intereses y por lo tanto, estarán sujetos a impuestos.

Pagos de anualidades

En general, los pagos de ingresos mensuales de una anualidad no calificada consisten en dos partes: 1) la parte libre de impuestos que se considera como reembolso del costo neto de la anualidad del beneficiario, y 2) la porción restante que está sujeta a impuestos como ganancias. En consecuencia, generalmente es aconsejable planificar los pagos de ingresos de anualidades para distribuir el monto del capital de manera uniforme en el número total de pagos.

Anualidades heredadas

Con respecto a las anualidades heredadas, se aplican las mismas reglas generales: los fondos utilizados para comprar la anualidad que ya estaban gravados no serán gravables en adelante. Sin embargo, los fondos que no fueron gravados antes de la anualidad serán gravados como ingresos.